jueves, 12 de febrero de 2015

El atentado sobre Charlie Hebdo es sólo un punto y seguido.

El 7 de Enero de 2015 se cometió la masacre de once personas en la redacción de la revista satírica “Charlie Hebdo”. El atentado perpetrado iba contra la línea de flotación de la libertad de expresión. La publicación en esa revista de Mahoma sirvió de excusa para que los radicales abrazaran la yihab e impusieran su dogma sobre los demás por la vía del asesinato.

Sorprendieron algunas reacciones de personalidades o instituciones que lamentaron la barbarie de Charlie Hebdo y a renglón seguido adjuntaron una lista interminable de injusticias mundiales, como si ésta no fuera importante por sí misma o quizá, en el fondo trataron de restarle importancia.

Éste acto de amedrentamiento sobre occidente no es aislado. Determinados clérigos han radicalizando su interpretación del islam, imponiendo su tesis islamista como única forma de gobierno incompatible con cualquier otra, exponen y reconocen que es incompatible con nuestra democracia. No les falta razón, la muestra de sus tesis es el califato islámico: El castigo a los infieles es pasarles el cuchillo por el cuello.

Son muchas las marcas que operan: estado islámico, Al Qaeda, Boko Haram… todas con un mismo objetivo, imponer su estado de terror contra todos y liquidar de la forma más cruel posible a los infieles, a aquellos que no se sometan a sus locuras. Simplemente te matan por profesar otra fe o te lanzan desde un séptimo piso si algún desgraciado entiende que eres homosexual. Las mujeres sufren la ablación obligada por el mero hecho de serlo, o la lapidación si estos mismos jueces de la moral entienden que han sido adulteras, da igual si han sido violadas, ellos entienden que han sido adulteras y el castigo que merecen es ese, no hay discusión.

El islam imperante es aquél que ha radicalizado su postura, la educación que reciben los niños no ahonda en el conocimiento, tampoco en libertades, únicamente en la interpretación de la fe trastocada que da como resultados niños que se inmolan a cambio de unas cuantas vírgenes en el cielo. La educación de las niñas simplemente es servir al hombre.

Su campaña expansionista es continúa, se dedican desde los centros económicos del islam muchos petrodólares en todo el mundo, forman parte de fondos de inversión, medios de comunicación, campañas publicitarias, programas de televisión, periodistas, incluso periodistas llegados a políticos son auspiciados por ellos, todo ello es fruto del interés del islam. En un principio se acogen a la libertad religiosa, después será el caldo de cultivo de una islamización incompatible con la libertad.

Hasta dónde habremos llegado en occidente que el mismísimo Real Madrid ha suprimido la cruz de su escudo para no ofender a los musulmanes en Emiratos Árabes Unidos. Aquí se tiene que aceptar el burka porque si no eres un intolerante y allí tenemos que quitar una cruz, ya que si no, no tenemos petrodólares. Para alguien puede ser un detalle sin importancia, pero es un principio que rige nuestro devenir.

2 comentarios:

  1. Hola de nuevo, es fuerte, muy fuerte esto que expones, pero es lo que hay y seguirá habiendo mientras haya tanta gente en todos los ámbitos que por egoísmo, por comodidad o por miedo; mira para otro lado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo que hay que hacer es desobedecer a los gobernates, es decir, poner cada uno nuestro granito de arena para que la vida cotidiana de cada uno de estos nauseabundos bárbaros sea un completo infierno.

    Dicho de otra forma ¿prohibido discriminar? ¡¡ pues ha discriminar a saco!!, no hay fuerzas suficientes para investigar denuncias de discriminación y además está el que no es nada fácil probarlo.

    ResponderEliminar