lunes, 29 de septiembre de 2014

La comparecencia de Pujol, la cortina de humo y la dictadura.

Que don Jorge Pujol haya comparecido para no dar cuenta de su beneficio es algo que se presumía, como también se presumía que el gobierno de la Generalidad lo haría coincidir con la firma del referéndum.

Así los medios de comunicación copan sus portadas con urnas y papeletas, pocos se centran ya en la fortuna de los Pujol, que según distintas fuentes supera los 1.800 millones de euros. Contrasta con la podredumbre política y económica que padece Cataluña, el déficit de su balanza fiscal con el resto de España en el año 2011 es de entre 11.000 y 15.000 millones de euros.

Sorprende que el clan de la familia Pujol no haya gobernado de igual forma Cataluña y su casa, quizá ahora las penurias de la ciudadanía en Cataluña no serían tan acusadas. Quizá el 3% de sobrecoste del que acusaron a su partido y que nadie investigó, fue en parte a esos paraísos fiscales en los que tiene repartidos esos 1.800 millones de euros, pero el sinvergüenza dice que no es un corrupto. ¿Qué entenderá él por corrupción?

El esperpento del referéndum catalanista es para que los pujoles y los otros de la banda sigan manteniendo su estatus de poder mientras se inventan una historia y una ilusión para sus acólitos y coaccionan y amedrentan a toda aquella persona que no hacen la ola a su dictadura.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Los trabucos en Cataluña y quien aprieta el gatillo catalanista.


Los “trabucaires” son esos pistoleros de fogueo con ansias de velar por la pureza nacionalista y la moral separatista catalana. Éstos salva patrias cobardes, no hace muchas fechas dispararon contra la vivienda de un concejal que no se pliega a la dictadura nacionalista. Haciéndolo con balas de fogueo estos aspirantes a terroristas tratan de coaccionar a la libertad de expresión, sin que eso les suponga presuntamente una sanción penal elevada.

Los representantes políticos catalanistas, miraron para otro lado y no se dignaron a condenarlo. Tampoco, se esperaba otra cosa, para ellos todo vale para seguir amedrentando a todos aquellos que no piensan como ellos, no dudan en utilizar la exclusión política y la marginación social para llevar a cabo su objetivo, que no es otro que alimentar el yugo nacionalista y reprimir la libertad de expresión.

La respuesta de los políticos españoles se ha reducido a una denuncia en los juzgados por parte del afectado y de su grupo político, noticia al día siguiente como parte del relleno del periódico, más una palmadita en la espalda y todo parece haberse quedado ahí.

De la justicia, ya se verá cual es el fallo, aunque poco o nada se puede esperar, aunque bienvenida sea la sorpresa judicial y que éstos “trabuqueros” paguen por lo que han hecho, y que no sea por un asunto menor como se trata de disfrazar en el nacionalismo catalán. La sociedad española no sólo debería ser garante de la integridad territorial de España, sino también, de la libertad de expresión y del respeto a las normas y principios que garantizan una sociedad justa.

Al final estos desgraciados hechos, sólo buscan amedrentar la libertad de expresión de quien no piensa como ellos y los nacionalistas se aprovechan de ello. Los métodos que utilizan para alcanzar sus objetivos se inspiran en los métodos dictatoriales usados a lo largo de la historia. Y todo para que los nacionalistas se queden con el poder absoluto aunque eso suponga dar una patada a todos aquellos que no piensan como ellos. O para que lo entiendan mejor, unos cargan la bala y otros aprietan el gatillo. Y si algún nacionalista cree, que no es para tanto, ¿Qué opinarían si personas ataviadas con una bandera española dieran unos disparos de fogueo contra la vivienda de un destacado líder catalanista? Seguro que eso los catalanistas sí que los considerarían un atentado terrorista.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Botillo del Bierzo. (León).

Ingredientes para cuatro personas:
  • 1 Botillo de aproximadamente un kilo de peso.
  • 4 Patatas medianas.
  • 500 gramos de repollo o de berza.
  • 1 sarta de cuatro chorizos.
  • Agua.

Elaboración:
La preparación tradicional de este plato es fácil y sencilla. Lo primero es poner a cocer el botillo durante unas 2 horas. Cuidado de que siempre tenga suficeinte agua como para que lo cubra todo. Cuando falte una media hora para el final de la cocción se le añaden las patatas peladas y enteras, junto con los chorizos y la verdura. Y como seguramente le hará falta, es un buen momento para añadir más agua. Una vez terminada la cocción comprobamos que todo este bien cocido, para sacarlo del agua y colocarlo todo en una bandeja lista para servir en la mesa, abriendo el botillo en el momento de consumo.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Hugo Chavez está en el cielo y los burros vuelan.



El partido político de Nicolás Maduro sigue idolatrando a Hugo Chavez, en ésta ocasión han elaborado la oración del delegado, consistente en una burda imitación del Padre Nuestro cristiano.

"Chávez nuestro que estas en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá, danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez"

La sinrazón chavista trata de colocar a Hugo Chávez en el cielo y compararlo con un dios. En el cielo, es imposible que esté, ya que son públicos y notorios sus actos que han atentado contra el código civil, eclesiástico e incluso el manual del buen bolivariano. Sólo hay que ver la fortuna que amasó y lo que sigue haciendo su descendencia, así como su sucesor en el cargo. Mientras el pueblo sufre una inflación del 62% en un solo año, que se traduce en empobrecimiento y miseria para la ciudadanía venezolana. Puso en evidencia la discriminación con aquellos que no pensaban como él, cerrando multitud de medios de comunicación y expropiando lo que le venía en gana.

Fue un déspota con evidencias de dictador y sus acólitos osan subirle al cielo, para colmo lo toman como un ejemplo a seguir. Sólo hay dos motivos para tomar como ejemplo a su dios, bien es porque ellos también quieren amasar su fortuna, o bien es para empobrecer al pueblo venezolano. No sé cuál de los dos es más deleznable. No hay más opciones y cada cual de ellos sabrá por cual elegir.

lunes, 8 de septiembre de 2014

En UPyD hay que pasar por el aro, o no.

UPyD acaba de celebrar su Consejo Político y en él se abordó la corriente de opinión abierta por Francisco Sosa Wagner, en la que planteaba la necesidad de alcanzar acuerdos con el partido político Ciudadanos.

El evento sirvió para echar a los leones al eurodiputado. El aparato del partido presente en el Consejo no le ha perdonado que abriera públicamente el debate sobre una alianza con Ciudadanos, de cara a próximas elecciones y utilizó el Consejo para ultrajar, denigrar y vilipendiar la propuesta del eurodiputado Francisco Sosa Wagner. La cabeza visible de UPyD, Rosa Díez, no intervino para moderar las formas de los encolerizados miembros del consejo, por lo que se deduce por tanto, que ella estaba de acuerdo con las formas y el fondo que en ese consejo se llevaron a cabo.

El documento fruto de esa reunión no analiza una alianza concreta con Ciudadanos, tal y como proponía el Sr. Sosa, por el contrario establece insalvables dificultades a futuras alianzas. En el documento en cuestión, entre sus puntos más importantes se exige un respeto estricto a los principios fundacionales de UPyD, los estatutos y la organización del partido. O lo que es lo mismo, se impone una relación de dominación para cualquier otra organización. Éste acuerdo no parece que esté hecho para facilitar la alianza con Ciudadanos y si blindarse en “el carguito”. Los simpatizantes y afiliados de UPyD no van a entender en mayor o en menor medida la decisión tomada en ese consejo. No es bueno para la sociedad porque demuestra que el partido es más importante que ella misma.

Quien ha ganado enteros es Francisco Sosa Wagner, que ha mantenido una determinación y altura de miras dignas de admirar, desde la sensatez y sin tener una palabra más alta que otra. Él ha conseguido poner sobre la mesa medidas que contribuirían al bien hacer de la democracia en España.

domingo, 7 de septiembre de 2014

La tradición y el Santuario de Nuestra Señora del Buen Suceso.

Fuente: Fiestas en honor de Nuestra Señora del Buen Suceso. Huergas de Gordón (León). Texto firmado por F. Escobar (1930)

____________________________


Al borde de la carretera de primer orden de Adanero a Gijón, que en graciosas curvas se interna, montaña arriba hasta escalar el Puerto de Pajares para penetrar en la rica región asturiana y al kilómetro 355 álzase majestuosa y severa la obra de fábrica de un templo de sólida construcción y aire románico dedicado a la Virgen, bajo el título de Nuestra Señora del Buen Suceso.

Muy cerca, el ferrocarril del Norte; algunos metros más allá del río Bernesga que perezosamente se va deslizando, ora a la sombre de imponentes macizos, ora bordando de vegetación abundante y risueña; alrededor, como si tratasen de defender un tesoro que les estuviese confiado las montañas de Gordón; en la explanada, vegas feraces que ostentan la floración de abundantes frutos; arriba, muy arriba un cielo azul... muy azul como el manto de la Virgen del Buen Suceso. Tal es, lector, el paisaje preparado por la naturaleza como un dosel para que en él elevase la piedad de nuestros mayores un santuario a la Santísima Virgen.

Ningún escrito queda que nos proporcione detalles de la historia de este Santuario, relicario bendito de la fe de nuestros antepasados. Pero la tradición aureola con el nimbo del ministerio de la historia del Buen Suceso.

Milagrosamente se apareció la imagen del a Virgen a unos pescadores, padre e hijo, a las orillas del Bernesga. Todavía se ve hoy el hueco de la peña donde el hijo del pescador lo vio por vez primera. Todavía hoy sabemos que aquella bendita imagen otorgó a aquel muchacho la gracia de pasar a la orilla opuesta, donde estaba su padre, sin que el agua mojase sus pies. Todavía hoy sabemos que aquellos pescadores trasladaron respetuosamente aquella imagen milagrosa al pueblo vecino de Nocedo. Y sabemos también que, entronizada en la iglesia parroquial, la imagen desapareció aquella noche para ser de nuevo vista en las inmediaciones del sitio que ocupa hoy el Santuario. De nuevo fue llevada a la iglesia de Nocedo -sigue diciendo la tradición- y otra vez desapareció milagrosamente para volver a colocarse en el hueco de uno de los árboles seculares que, en los sitios donde hoy está la Ermita, había.

La admiración crecía de día en día; el respeto religioso a la bendita imagen íbase convirtiendo en reverente temor ante la duda que inspiraban aquellas misteriosas desapariciones. Interpretándolas en el sentido de que la Virgen querría que su imagen no fuese expuesta a la veneración de los fieles, no en Nocedo, sino en las entonces Villa de Huergas, allá fue trasladada, en una procesión llena, sin duda, de lágrimas y de fe e instalada en medio de aclamaciones de júbilo, de cánticos fervientes y dulzuras celestiales.

Pero tampoco era voluntad de la Virgen ser venerada en la iglesia parroquial de Huergas. En aquella noche desapareció la imagen y los pueblos pudieron verla de nuevo en los lugares que ocupa hoy el Santuario.

¿Sería que la Virgen quería ostentarse en el campo? ¿Sería que quería dejarse ver a menudo en medio de la riente y fértil campiña para realzar con su sobrehumana belleza de aquellos lugares? ¿Sería que quería presidir al aire libre las labores de los sencillos aldeanos que con su cuerpo cultivaban el lino y con su alma oraban a Dios?

Pero no; la Virgen no podía estar día y noche, en verano y en invierno, al aire libre. Bellísimo sería, sí, el campo sembrado de lino, cuajado de flores, poblado de esbeltos chopos en cuyas ramas hacían su nido de amor los ruiseñores y a cuya sombra desgranaban sus notas armoniosas las pintadas avecillas del cielo; bellísimo sería todo esto si toda esta belleza iba nimbada con el misterio de la presencia de la Virgen en aquellos lugares; ora en la oquedad de una roca, ora en la copa de un árbol, ora en la orilla de una fuente cristalina.

Pero ¿acaso perdería belleza el cuadro, acaso la Virgen dejaría de ser la Reina de la montaña, por ventura ya no sería la dulzura y el consuelo para el labrador que con sus manos escardaba el lino y con su alma oraba a Dios, si en aquel sitio se levantaba un templo dentro de cuyos muros el aldeano pudiese postrarse de hinojos, ora cuando la penumbra de la tarde pone un velo de misterio en el templo, ora confundido entre las grandes masas de romeros, en los días solemnes, para decir a la bendita imagen sus sentires, para repetirle muchas veces: "Ea, pues, Señora, Abogada nuestra; vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos?"

La tradición calla y hablan los hechos que son la mejor historia. Poco tiempo después, un tempo ofrecía hospedaje a la venerada imagen, la cual ya no desapareció.

Sin que la tradición señale fechas, ella sigue presentándonos el Santuario del Buen Suceso envuelto en cendales de milagrosa existencia. A la vera de sus muros abrió más de una vez la flor de la santidad. Y las campanas de la torre tocaron a gloria, movidas por manos de ángeles alados, a la muerte de un ermitaño, de vida humilde y fe vigorosa de un ermitaño que a la vez que cuidaba de la lámpara del Santuario para que no cesase de arder en honor de la Señora, fomentaba en su alma otra luz y otro fuego: la luz de la fe y el fuego del amor religioso.

Ella, la tradición, nos señala como con el dedo, el lugar donde todavía hoy se conserva como trofeo de gloria, un pequeño féretro el féretro de un niño de corta edad que, muerto ya y colocado en el ataúd, volvió a la vida ante los sollozos que una tierna madre exhalara invocando el poder de Nuestra Señora del Buen Suceso. Ese féretro nos habla de un muerto que volvió a la vida por intercesión de tan augusta Señora.

Y de favores, de gracias, de beneficios otorgados con mano pródiga por Nuestra Señora del Buen Suceso, nos hablan con elocuencia los ex-votos que en tan prolijo número adornan en estática quietud las paredes del Santuario.

Estos prodigios, estos favores, estos milagros, fueron, sin duda, los portavoces que pregonaron a los cuatro vientos la benéfica influencia de esta Señora. Y llegó hasta Asturias, y pasó los mares, y se extendió por toda la montaña de León la devoción a esta venerada imagen de la Virgen que un día se apareciera, en atardecer lleno de misterios y esperanzas, a los pescadores del rio Bernesga, como otra tarde se apareciera a los pescadores del Lago de Tiberiades el Salvador con aquellas palabras: "No temáis; yo soy".







viernes, 5 de septiembre de 2014

Potaje de garbanzos de Fuentesaúco. (Zamora).

Ingredientes para cuatro personas:
  • 300 gramos de garbanzos de Fuentesaúco.
  • 1 zanahoria.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 dl de aceite de oliva virgen.
  • 200 gramos de espinacas.
  • 200 gramos de bacalao desalado.
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce.
  • Unas briznas de azafrán,
  • Opcional: 1 huevo cocido. 4 Rebanadas de pan frito.

Elaboración:
Los garbanzos, remojados del día anterior en agua caliente con sal, se ponen a cocer, cuando hierva el agua, con la zanahoria, la cebolla, el laurel y un chorrito de aceite. Los cocemos con mimo y a fuego lento hasta que estén tiernos. En los últimos cinco minutos de la cocción añadimos el bacalao y las espincas para que se escalden lo justo y mantengan su tersura pero aporten su sabor. Así mismo añadimos las briznas de azafrán y con el resto de la aceite, el ajo y el pimentón hacemos un sofrito y se lo añadimos al conjunto. Rectificar el sazonamiento si fuera necesario. La cebolla y la zanahoria se pueden triturar o pasar por un cedazo para añadírselo al potaje consiguiendo una ligazón más natural son harinas, a la vez que enriquecemos el sabor y la textura. Servir en plato hondo o sepra, los garbanzos abajo, el bacalao encima con las espinacas, adornar si se desea con huevo cocido y unos coestrones de pan frito.