miércoles, 31 de agosto de 2011

RUBALCABA: EL CAMINO DEL MIEDO

V de Vendetta es una película dónde se refleja un imaginario estado, gobernado por un líder que goza de todos aquellos estereotipos que definen a un gobierno fascista. Con gran lujo de detalles se puede observar la brutalidad policial, el control a los medios de comunicación, el pensamiento único, ausencia de libertad… y por supuesto a un héroe que derrocará a todo éste estado gracias a su astucia, coraje, imaginación, pero sobre todo esa fe inquebrantable que le sirve para no desfallecer en el intento.

Además de toda esa sinopsis, creo que lo sorprendente para el público español es el parecido razonable entre el líder de aquel estado fascista y el señor que lo sabe todo de todos, Rubalcaba, de hecho existen foros en internet que toman nota de ésta similitud. El actor que interpreta el papel de Rubalcaba, perdón el del fundador y líder del partido fascista es John Hurt, que por naturaleza no tiene esa semejanza con Rubalcaba, sin embargo la caracterización que le practican le convierte en alguien muy parecido a él. Cabe destacar la fisionomía, el rictus, los gestos que le hacen ser un líder temible, pero eso no es nada si se compara con su discurso.

Existe un momento cumbre de ésta película, precisamente en una de las intervenciones del líder en el que implora con vehemencia “Quiero que el país se dé cuenta que estamos al borde del olvido, sólo pido que todo el mundo recuerde porqué motivo nos necesitan” Éstas palabras son milimétricas a las que usa el Sr. Rubalcaba para erigirse como adalid de todas las causas justas, tratando de inculcar el miedo a los súbditos de un país, cuando precisamente él es uno de los personajes más siniestros de la democracia española.

Rubalcaba ha elegido un camino que infunde el miedo a los demás, ¿pero hasta cuándo le servirá? Cierto es que hay dictadores que han llegado a la tumba llevados en andas, como en el 20-N ¿pero cuántos han quedado defenestrados? Llega un momento en la vida de las personas en que pierden el miedo y en ese preciso instante es cuando el despótico caudillo comienza a temblar.



Dos gotas de agua.

jueves, 25 de agosto de 2011

LO DE JAZZTEL NO TIENE NOMBRE.

Las llamadas telefónicas que puede una persona llegar a recibir por obra y gracia de los operadores que se identifican como Jazztel, desde las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche pueden llegar a alcanzar el número de 15. Una y otra vez el mismo soniquete: “Mi nombre es Fulanito y le ofrezco una oferta de Jazztel para telefonía fija e internet…” tantas veces propuesta esa fórmula y otras tantas la respuesta ha sido no, pero vuelven a insistir y como contestación se añade al “no estoy interesado en ninguna oferta”, un “es la cuarta vez que me llamáis”. Cada vez es más inoportuna, y con cada llamada el cabreo va “in crescendo” hasta un momento en que no te molestas en decir no y directamente te acuerdas de los propietarios de Jazztel y en especial de sus madres. ¡Que ellas nos perdonen! pero en el estado de ánimo al que pueden hacer llegar al sufrido usuario, está más que justificado que ese enfado se canalice en forma de desahogo verbal.

La forma de realizar éste spam telefónico, según contó un operador que ofrece productos de esa compañía, es la siguiente: a un grupo de operadores les dan un número definido de números de teléfono y éstos comienzan a llamar indiscriminadamente, sin anotar quien les ha dicho que no quiere aceptar la “maravillosa” oferta que le ofrecen, por lo que otro operador le llama otra vez. Obviamente Jazztel está desperdiciando sus propios recursos, o los de la empresa externa contratada para éste menester, pero eso al sufridor del spam telefónico no le importa nada. Jazztel sabrá lo que hace, pero obviamente el sufrido usuario tiene que soportar un rosario de llamadas.

Para evitar éste tipo de molestias causados por Jazztel se puede llamar a un número 900, exactamente el 900.809.400, ahí te puedes dar de baja, pero ya te advierten que eso tardará en causar efecto más o menos una semana, pero pasado un periodo, que supera ese plazo con creces, te pueden volver a llamar un día festivo nacional casi a las 10 de la noche, y claro, le vuelves a recordar a la operadora de turno, también sufridora ella, la política de acoso y derribo que estás sufriendo por parte de la empresa. ¿De qué sirvió aquella llamada al 900809400?

La situación puede llegar a ser dantesca, cuando además hay que añadir que la persona que sufre el acoso es mayor de 80 años, que vive sola, con los hijos lejos de su casa y pendiente del teléfono constantemente, claro tiene que levantarse cada vez que suena el teléfono, esperando encontrar una voz familiar y por el contrario tiene que escuchar la misma cantinela de Jazztel. Espero que al menos no traten de presumir de la responsabilidad social corporativa, aspecto éste tan manido en los objetivos de cualquier gran empresa que se precie.

Al final dejan de llamar pero no porqué hayan modificado su mala praxis, sino porque han cambiado de “sufridores”. Mientras a la Ministra Sinde, lejos de luchar contra ésta lacra, sólo le preocupa condenar a cualquiera que comparta un archivo en internet. Ello es debido a que luchar contra el spam telefónico es menos lucrativo que luchar contra esos “malvados” internautas.

Para tratar de eliminar éste acoso está la lista Robinson, www.listarobinson.es en ella te puedes inscribir y en teoría evitas recibir publicidad no deseada de entidades o empresas con las que no mantenga o no haya mantenido algún tipo de relación. El principal problema de ésta lista es que la gente no la conoce, y además te tienes que inscribir en ella. Y para colmo se parte de una premisa que no es nada favorable para el usuario, pues da por sentado que todas las personas están dispuestas a recibir publicidad y que deben ser éstas las que renieguen de tal “derecho”. Sería mucho más efectivo el hecho contrario, que la gente que quiera la publicidad se inscriba en una lista.

En cualquier caso y al menos de momento, parece que a Jazztel le interesa ésta fórmula, pero conmigo que no cuenten hacer un contrato, ni de fijo, ni de móvil, ni para alpargatas… Ya que no todo vale en la vida.

domingo, 21 de agosto de 2011

LA DISTRIBUCIÓN ADMINISTRATIVA DE ESPAÑA: LA RUINA DE UN PAÍS.

Estado español, autonomías, consejos insulares, ciudad autónoma, govern, mancomunidad, Udala, consejo comarcal, diputaciones forales y de las otras, juntas vecinales, conceyos, deputaciones, Generalitat… y no sabe cuántas instituciones más cohabitan en España.

Ante tal maremagnun de organismos la pregunta es obvia ¿son todas ellas necesarias? A priori son demasiadas y parecen más una forma de que cada cacique tenga su corralito, que una distribución administrativa útil para el ciudadano.

Para tratar de justificar cada una de ellas se argumentó un hecho diferencial cultural, social, político, geográfico… pero atendiendo a su origen parecen corresponder más a una distribución caprichosa de los territorios, que a esos valores que utilizaron para su justificación.

Las autonomías han sido un invento administrativo, surgieron a priori de la descentralización de una España grande y libre. Lo que traducido a la práctica ha sido un corralito para cada uno de los caciques autonómicos dispusiera de su pastel. La expresión tan manida para justificar las autonomías fue café para todos y define perfectamente el reparto del pastel. Al albur de las regiones autodenominadas históricas se desarrollaron unos entes autonómicos de dudosa legalidad identitaria que dividieron España dejando claro que habría españoles de primera y de segunda, y hoy 30 años después, se siguen desarrollando aquellos estatutos como buena muestra de la chapuza engendrada.

Las diputaciones son otra muestra más de caciquismo español, un sistema de elección indirecto en que los ciudadanos no eligen a sus diputados, sino que los partidos poseen la soberanía para elegir sus cargos, ¿Todavía hay alguien que se atreva a defender éste modelo? Sí claro, todos los que viven apoltronados en ellas sin ser merecedores de tal responsabilidad, ¡llegando a situar de diputado de cultura a alguien que no ha leído un libro en su vida!. También las provincias son algo artificial. En 1833 y después de algún que otro intento fallido, se dividió España en 49 provincias, que se agruparon en “Regiones Históricas” y después de varios vaivenes sirvieron de modelo para los Reinos de Taifas que tenemos ahora.

En la actualidad pocos discuten que hay que cambiar la distribución administrativa vigente, ¿pero qué cambiar? O lo que es más importante ¿Qué institución eliminar? ¡Uy! No ninguna, pues todos enarbolan la bandera arengando a las masas, denunciando un ataque contra la integridad territorial, nuestra cultura… cuando han demostrado haber pasado de ella siempre, sólo hay que ver como nuestro patrimonio se cae a pedazos década tras década, sin que nadie haga nada por cambiar esa tendencia, lo que en realidad reclaman es seguir mamando de la teta mientras al resto de los mortales nos sangran a impuestos y retenciones para que éstos vividores sigan colocando a sus amigos.

Ésta sociedad mantiene la multiplicidad burocrática acorde a una sociedad feudal en la que se ha estancado, pero tampoco se atreve a dar los pasos necesarios para cambiarlo (fusión de ayuntamientos, eliminación de diputaciones, eliminación de comunidades autónomas…) Son muchas las actuaciones que se pueden realizar ¿pero se realizará alguna? La respuesta parece obvia, sólo se hará un lavado de cara, un maquillaje que no se podrá calificar ni tan siquiera de lifting, pero que servirá para justificar el sueldo de toda ésta burguesía de altos cargos que seguirán siendo elegidos por su lealtad al partido y pocas veces por su capacidad, en cualquier caso deseo con todas mis ganas equivocarme.



Tipos de conexión en los corralitos.

jueves, 18 de agosto de 2011

AGENCIAS DE CALIFICACIÓN DE RIESGOS ¿HÉROES O VILLANOS?

Hace no mucho tiempo las agencias de calificación de riesgos, fundamentalmente Estándar & poor´s, Moody´s y Fitch, eran nuestro mejor aval para garantizar nuestros productos financieros. Se mostraba con orgullo la triple A, que significaba que era el producto con mayor solvencia crediticia.

Quien disponía de esa triple A, no se cansaba de enseñarla en cada ocasión y de paso mostraba sus simpatías por las infalibles agencias de calificación de riesgos. Sus notas garantizaban la solvencia y aquellos que osaban criticarlas caían en uno de los mayores pecados, el desacato a la autoridad crediticia.

Pero como en toda tragicomedia, las sonrisas se han tornado en lágrimas, cuando estas agencias han ido despojando de galones a los productos financieros de organizaciones de toda índole. Los llamados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia, España) sin duda han sido los primeros que han visto castigados sus mercados, pero tampoco han sido los únicos, llegando ese jarro de agua fría a la “todopoderosa” USA.

En mayor o en menor medida todos los organismos que han sufrido un recorte en sus valoraciones crediticias, han vertido críticas feroces sobre las agencias de calificación, al igual que un mal estudiante culpa al profesor cuando ha sacado malas notas y corre a buscar otro colegio, o mejor aún trata de comprar su aprobado con jamones para que le ponga unas buenas notas aunque el examen fuera malísimo.

Ahora los políticos, tienen que aceptar que estos organismos ya no sirven para alimentar su propio narcisismo, pero ¿qué cambiar para que todo siga igual? Es evidente que hay muchos aspectos que deberían ser eliminados, pero es seguro que no se quitarán las subvenciones a partidos políticos, patronal o sindicatos… y crearan una agencia de calificación de riesgo que sea un títere de su propio interés.

La crisis actual es un problema que nace en las propias raíces de la sociedad y con meras actuaciones superficiales lo único que se consigue es alargar ésta agonía. Sin embargo, alguno piensa que con que pueda llegar el 20N será suficiente, luego se podrá hacer responsable a otro de nuestro bono basura.


Que Solbes, ¿ya no te acuerdas de lo que dejaste?


jueves, 4 de agosto de 2011

RUBALCABA ES UN HOMBRE DE LA CALLE Y LAS RANAS TIENEN PELO.

El aparato de marketing del psoe trata de encontrar la fórmula mágica para que Rubalcaba, el mismo que vistió y calzó el GAL, el FAISAN, el 11M… ahora sea un nuevo personaje con un pasado idílico. Para ello y en principio decidieron cambiar su denominación, ahora ya piden que le llamen Alfredo pero a éstas alturas de la vida y conociendo el amplio bagaje curricular de éste maquiavélico personaje, se dieron cuenta rápidamente de que eso no era suficiente. Por tanto decidieron llevar adelante una amplia campaña publicitaria propia del compañero de Barbie, Ken, para mostrar el lado humano de Rubalcaba.

Para ello no dudan en presentar al “nuevo” Alfredo como una persona de la calle, con camisa blanca y corbata, conduciendo un pequeño utilitario de casi 10 años y pagando en el parquímetro... cómo lo haríamos el resto de los mortales ¿Pero a quien quieren engañar? Si Rubalcaba lleva viajando en coche oficial desde que tenía pelo, y que nadie dude de que seguirá viajando en choche oficial y éste pequeño coche volverá al garaje hasta las próximas elecciones.

En realidad no es nueva ésta fórmula, de hecho y sin ir más lejos Felipe González lo hacía con aquella chaqueta de pana, con olor a naftalina, que con tanto cariño guardaba en el armario, para a disponer de ella a modo de disfraz en cada campaña electoral para regocijo de sus incondicionales.

A pesar de éstos y otros muchos esfuerzos que iremos viendo a lo largo de ésta campaña electoral, Alfredo lo va a tener complicado para conseguir una derrota digna en las elecciones. Va a necesitar algo más que subirse en un utilitario, pero que nadie se fie de Rubalcaba, pues es un personaje siniestro donde los haya y seguro que tiene algún as guardado en su manga, que ya todos sabemos quién está detrás de esa careta y de lo que es capaz, y si alguien tiene dudas que pregunte a Carme Chacón.



El Sr Rubalcaba, perdón Alfredo, lo sabe todo de todos.