domingo, 31 de julio de 2011

20-N, EXCELENTE DÍA PARA EL CAMBIO.

Resulta cuando menos paradójico que la fecha elegida por el actual residente en la Moncloa para decir adiós a su reinado, coincida con la misma en la que el generalísimo tuvo que rendir cuentas a su destino. ¡Similitudes hay para tan indigno final!

Zapatero respondió ante la sociedad española, en infinidad de ocasiones, que en ningún caso iba a realizar ese adelanto de las elecciones, tan ansiado por los ciudadanos y ciudadanas de éste país. Sus argumentos eran que había sido elegido para cuatro años, que todo iba bien… y pamplinas de ese calado. ¿Pero quién iba a creerle después de tantas mentiras y promesas incumplidas? Sólo los necios creen a un mentiroso indefinidamente, sólo aquellas personas que viven de ese teatro pueden seguir ese dictado.

Llegó a ser presidente a raíz de una España convulsionada por un atentado, que por cierto nunca ha querido investigar. Recorrió su andadura despreciando de forma sibilina o descarada a aquellas personas o instituciones que no resultaban ser esclavas de su despotismo. Aferrándose al poder absoluto, creyéndose un enviado de dios, el laico por supuesto.

Zapatero se autoproclamó adalid de tantas y tantas “causas nobles” que con el paso del tiempo han sido reducidas a paro y sólo paro.

Una de sus mayores armas para apoltronare en el poder fue el control absoluto de los medios de comunicación públicos y muchos privados que eran subvencionados descaradamente convirtiéndolos en su NO-DO particular, pero en la escala internacional Zapatero era un don nadie que todos pretendían evitar. Motivos dio para que así fuera, recordad la sentada delante de la bandera de los Estados Unidos. Aquí y al fin de su mandato también está sólo y abandonado, al extremo que ya no se atreve a asistir a Rodiezmo. ¿Tendrá miedo a que le abucheen los suyos? ¡Cuántas similitudes con Paco!

En fin Sr. Zapatero que en su retiro de persona adinerada en León reflexione sobre tanto daño causado y por favor admita ésta pequeña recomendación por la que no voy a cobrarle nada, no como esa tonelada de asesores que Ud. tiene, que cobran una millonada, y créame que le resultará muy útil, cuando vaya a dar alguna conferencia de fracasado ex presidente no la termine rezando que la tierra pertenece al viento, no haga más el ridículo.

¡¡¡Adios Zapatero Adios!!!

domingo, 24 de julio de 2011

UN PENSIONISTA POR CADA DOS TRABAJADORES EN ESPAÑA

Últimamente las cifras macroeconómicas de España rozan el precipicio con demasiada frecuencia. Todas ellas demuestran la bancarrota y el desastre económico, y por tanto social de España.

Cada inicio de mes se publica el número de pensionistas que hay en España, así como el número de ocupados. Éste binomio es entendido por cualquier persona, por profana que sea en economía. Por primera vez en la historia superamos los 8 millones de pensionistas y el número de ocupados apenas supera los 17 millones, con lo que la relación es clara, hay dos trabajadores por cada pensionista. La cifra es más descorazonadora si añadimos a éstos guarismos los 47 millones de personas a los que en total hay que prestar servicios.

Las cifras del paro son un cuento para engañar a la población, la cifra más importante es la de las personas que cotizan, pues son ellas las que sufragan todos los gastos públicos y no hay discusión en que estos datos son demoledores. El porcentajes de ocupados en España es del 36% ¿Cómo con los impuestos de 36 personas se puede cubrir el estado de bienestar que se ansía?

Obviamente las cifras que se barajan son arrolladoras y desmontan las pretensiones políticas de éste gobierno, que trata de resolver todos éstos problemas con “buenas” palabras que se convierten en hechos que se alejan de la solución.

Se siguen realizando obras faraónicas que carecen de sentido y lógica alguna, ahí está como ejemplo el aeropuerto de León, que sigue perdiendo viajeros, cito éste porque es el que tengo más cerca y que nadie me acuse de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio, pero cómo éste son muchos los que hay a lo largo y ancho de la geografía española.



Diagrama comparativo entre personas ocupadas y pensionistas


martes, 5 de julio de 2011

AHORA A 110 Y AHORA A 120.

Desde el pasado 1 de Julio ya podemos circular a 120km/h en las autovías y autopistas de España. La reducción de la velocidad máxima en éste tipo de vías no ha gozado de la simpatía de los conductores. Los argumentos que justificaron esa reducción de la velocidad fueron básicamente dos: reducción del gasto y reducción de accidentes. No es difícil añadir un argumento más, que aunque nunca el gobierno lo esgrimió, si lo hacen los conductores y conductoras, que no es otro que tratar de recaudar más por infracciones de tráfico, pero esto nunca lo reconocerá el ejecutivo, al menos públicamente.

Ahora, unos pocos meses después de haber cambiado toda la señalización de las autovías y autopistas, se deroga esa medida, haciendo gala de una desfachatez impresentable, por un lado se hace un alarde de las ventajas obtenidas y en ese mismo discurso se decide su derogación.

¿Quién al mismo tiempo puede creerse un argumento y el contrario? O bien se entona el “mea culpa” y se rectifica o si se está realmente convencido de las bondades de la medida, se mantiene. Esto sólo se puede entender y justificar en base a una fe ciega en una religión cuyo gurú tiene abducidos a sus fieles… igual que una secta.

Relación entre consumo, velocidad y la marcha utilizada