viernes, 19 de febrero de 2010

Hugo Chávez: ¡¡¡exprópiese!!!

El presidente de Venezuela, ese hombre de personalidad dictatorial, es el mayor problema de Venezuela pues gobierna despóticamente laminando la libertad y llevando a su pueblo a la ruina. Hombre que cacarea como una gallina, que da pan duro a un pobre y quiere mostrar al mundo que ha quitado el hambre a todo un país, valiente cobarde que sentado en su montaña de oro divisa todo el mal que ha caído sobre su país como si el mismo Lucifer estuviera regocijándose de sus fechorías, excitado desde su atalaya de poder, ganado bajo la represión a las personas que deciden mostrar reprobación a su política, esa política propia de regímenes totalitarios, conformados en tiempos pretéritos en la que el objetivo de los súbditos era sobrevivir.

Su ventana al mundo son los medios de comunicación afines a su interesada causa, aduladores o temerosos a la apisonadora de Chávez, su expresión máxima es el famoso “aló presidente”, desde el que Chávez anuncia su palabra, como el mejor telepredicador que se precie, dicta sentencia sobre el bien y el mal como si hubiera sido tocado por dios, es capaz de dar el cielo o condenar al infierno a cualquiera. Iluminado, cree el estar cuando lo único que tiene en su mente es tormento que quiere extender a todo un país, a todo el mundo. 
Trata de ocultar sus torpezas por medio de la mano dura y buscando siempre un enemigo, dentro y fuera de su país, para justificar los desarreglos que tiene montados. Los venezolanos tienen recortes de electricidad, agua y luz sin embargo están sobre una bolsa de petróleo que les reporta ingentes ganancias, que no se destinan precisamente en beneficio de los venezolanos.

No duda, ni por un segundo, en aparecer en televisión ordenando a un alcalde la expropiación de  inmuebles alegando ridículos motivos. Él como déspota que es, tiene que demostrar que sus decisiones son irreflexivas. Se creé un conquistador y que su pueblo es su títere, y en el mismo lote coloca  sus propiedades, de las que puede disponer a su antojo.

¡¡¡Exprópiese!!! Mientras el séquito que le sigue fielmente (quizá por miedo) elogia tal decisión  ¿Habrán pensado lo que aplaudían? ¿Si fuera su casa también lo aplaudirían?... Quizá los seguidores de Chávez, todos ellos ataviados con camiseta roja, especulan con lo bueno que es repartir la riqueza como quien roba una piruleta a un niño. Nunca ellos podrán sentirse parte de un hogar porqué no podrán escapar a la arbitrariedad de su tirano presidente.

Los tiranos luchan por expropiar la libertad de expresión pues ella puede derrocarles fácilmente. Éstos déspotas crean un estado opresor paralelo para liquidar cualquier resquicio de libertad, atemorizar a los ciudadanos, generar la idea de que todos los males son ajenos a su dictador y que, por supuesto, el dictador es el único salvador. Cuando en realidad un dictador es quien lastra cualquier resquicio de bienestar.

domingo, 14 de febrero de 2010

Los políticos, nuestra cruz.

Siempre he pensado que es el tiempo quien sitúa a cada persona en su lugar, si bien es cierto que resulta inverosímil ver cumplida ésta máxima pues no es difícil ver como en la sociedad actual, aunque en realidad esto siempre ha sido así, existe un número nada despreciable de personas que han conseguido “llegar a lo máximo” siguiendo, claro está, los cánones establecidos hoy en día para “triunfar” que o mucho me equivoco o se acercan considerablemente  a los 7 pecados capitales: Avaricia, gula, pereza, soberbia, lujuria, ira y envidia.  consiguiendo de ésta forma el reconocimiento social.

El problema que surge con éste modelo establecido es que su logro es a costa del sufrimiento de los demás y te condena a ti mismo a la esclavitud de sus normas, cercenando las aspiraciones loables y legítimas para lograr personas libres y justas, de ésta forma se obtendría una sociedad más equitativa.

Los políticos intentan legislarlo (casi)todo para que de una forma o de otra estés encadenado a su esclavitud, legislando hasta el absurdo dando prebendas a diestro y siniestro pero eso sí, siendo conscientes de quien es el destinatario final, pues ese es el pesebre. Se plantean imponer lo irracional como la temperatura a la que tienes que regular la calefacción. El cúmulo de gilipolleces tiene un fin perfectamente definido. Ahí está, por ejemplo, el canon digital por el que pagas al comprar un CD virgen, en el que podrás grabar las fotos del tío de Argentina y pagar a los “comunistas de La Moraleja”. Los tentáculos de los políticos se extienden a lo largo y ancho de sus pesebres públicos (empresas públicas) en las que tienen la potestad para designar los miles de altos cargos que hay, para compensar los servicios prestados. Por supuesto no les duelen prendas en comer el tarro impunemente por medio de la publicidad institucional o repartir el periódico (Público)  masivamente,  (afín al  gobierno establecido) a lo largo y ancho de toda la red ferroviaria de ancho métrico española (FEVE), en plena efervescencia electoral se repartían cientos de periódicos gratuitamente cada día por todas las estaciones. Por supuesto esa imagen “impoluta” hay que alimentarla haciendo ver que los otros son mucho peor que los nuestros, éste es uno de los factores clave en cualquier contienda electoral.
No se plantean ni por lo más remoto modificar ése, su estatus “privilegiado” de pequeños reyezuelos que no dudan en prostituir cualquier resquicio de talento que pudieran tener. La inmensa mayoría son políticos “profesionales” pues nada más que ir en las listas electorales han realizado en su vida, de esa dependencia emana su docilidad, como margaritos al viento. Intentan y además logran crear unas derechos de pernada con lo que, por ejemplo,  con 7 años de diputados obtienen la pensión máxima de jubilación. Se permiten hacer leyes a su antojo, discriminatorias para el resto de los estigmatizados mortales que cada día se levantan en busca de un trabajo y así un año tras otro hasta que son ya viejos y sin embargo ellos (los políticos) ni tan siquiera tienen que asistir a su trabajo, lamentable es el hemiciclo del congreso vacio. Sin embargo te dicen que tienes que trabajar hasta los 67 ¿y ellos?
Se pueden permitir el lujo de arruinar un país y sin embargo no tienen responsabilidad ninguna y además pueden vender la moto de las cosas que han hecho: TODO A COSTA DEL DEFICIT y el que venga detrás que lo pague.

martes, 2 de febrero de 2010

El consumo y el ecologismo.

Recientemente un famosísimo centro comercial que extiende sus grandes almacenes por todo el mundo hizo gala de la retirada de las bolsas de plástico en sus establecimientos ofreciendo a cambio bolsas de “material sostenible” (apellido cansino usado para parecer más ecologista) además de anunciar apoyo financiero a proyectos sociales y acción medioambiental.

Las bolsas de plástico para llevarte la compra de los supermercados a casa están en el punto de mira bajo la falsedad de preservar el medio ambiente, pues a éste mismo centro comercial no le duelen prendas en imprimir folletos, de decenas de hojas cada quincena de forma periódica, más la campaña que toca (Navidad, campo y playa, jardín, la vuelta al cole…) se redoblan, se multiplican los “sacrificios” ecológicos pues no les importa hacer tiradas de miles de catálogos, en papel ecológico (para que luego no digan) y se distribuirlas por todo el radio de acción de cada centro comercial y eso lo tenemos que multiplicar por 10000 centros comerciales que tiene ésta cadena en todo el mundo. Es evidente el gasto de combustible, electricidad, tinta, blanqueantes del papel… “legítima actuación” para promocionar productos, sin embargo no hacen ningún sacrificio en éste campo, ya que el objetivo es claro: inundar a los consumidores de sus productos para venderlos.

En Navidad, vuelve la burra al trigo, también “cuidan” el ecologismo dando a conocer que su iluminación navideña está compuesta por bombillas de bajo consumo, que si las multiplicamos por la tonelada de bombillas que adornan cada centro comercial da un consumo nada ecologista, perdón: sostenible.

Tratan de culpabilizar a los consumidores por usar bolsas de plástico para poder llevar sus artículos a sus casas, sin embargo la amplia mayoría de las bolsas de plástico se REUTILIZAN como bolsas para albergar la basura. Pequeño detalle éste que siempre intentan obviar, quizá lo hacen para que añadas al carro de la compra las bolsas de basura que el establecimiento vende y las bolsas que el mismo centro comercial también vende, para que puedas llevar la compra a casa.

La conclusión que puedes sacar es que si pagas por las bolsas que ellos mismos te venden ,contaminas menos